los crímenes de la familia manson

Manson se labró una reputación como una especie de gurú. En el ambiente de drogas y amor libre de los sesentas, cualquiera que hablara sin que se le entendiera era digno de seguir.

Poco a poco Manson fue formando su “familia”. La mayoría eran mujeres jóvenes, cegadas por la personalidad estrafalaria de Manson. Algunas de ellas eran hijas de buenas familias que habían huido de sus hogares. Necesitaban una referencia, y en la Familia Manson la encontraron.

En una de sus múltiples estancias en la cárcel, Manson había oído hablar de la Cienciología. El sistema de autoayuda de Ronald Hubbard aún no se convertía en “religión”, pero ya capturaba almas al por mayor.

Como muchos otros “líderes espirituales”, Manson aprendió que podía manipular la voluntad de sus seguidores con una mezcla de espiritualidad, rebeldía y populismo. En un universo cargado de drogas, la distorsión de la realidad no es una tarea complicada.

Primeros asesinatos

En junio de 1969, Manson anunció a su comuna que probablemente habría que enseñar a los negros a iniciar el “Helter Skelter”. Pero hacía falta dinero. Manson ordenó a Watson que lo buscara, y el discípulo intentó defraudar a un camello de la droga.

Bernard Crowe se dio cuenta de la trampa y amenazó con matar a toda la familia. Charlie, enfadado, decidió tomar cartas en el asunto. El 1 de julio, fue a casa de Crowe y le disparó con un revólver. Lo dejó por muerto, pero Crowe sobrevivió.

Aún hacía falta el dinero. Había otro conocido de la familia, Gary Hinman, que según Manson, había recibido recientemente una herencia de 21,000 dólares. Envió entonces a Mary Brunner, Susan Atkins y Bobby Beausoleil a pedirle el dinero.

Bobby Beausoleil

El 25 de julio los miembros de la familia llegaron a casa de Hinman, pero este no quiso entregarles el dinero. Durante dos días lo mantuvieron secuestrado, tiempo que aprovechó Manson para pasarse por ahí y cortarle la oreja a Hinman.

Finalmente, Beausoleil, por órdenes de Manson, acuchilló a Hinman. Antes de marcharse, él o alguna de las mujeres escribió en un muro, con sangre de la víctima, “Political Piggy” (Cerdito Político).

De ninguno de estos asesinatos la policía obtuvo pistas.

El asesinato de Sharon Tate

En enero de 1969, la actriz de 26 años y su marido, el director Roman Polanski, se habían mudado a la casa sita en el número 10050 de Cielo Drive, en un vecindario de lujo al norte de Beverly Hills. En esa misma mansión había vivido Terry Melcher justo antes.

La actriz Sharon Tate.

Manson ya había estado en la casa, buscando precisamente a Melcher para hablar de sus prometidas grabaciones. Así, Manson ya sabía en agosto del 69 que Melcher ya no vivía ahí. Por alguna razón que desconocemos, Manson eligió esa dirección para su próximo crimen.

La noche del 8 de agosto, Manson dijo a Watson, Atkins, Krenwinkel y Linda Kasabian que fueran a la mansión, y les dijo que “destruyeran completamente a todos de manera tan espantosa como pudieran.”

En una orgía de violencia y sangre, el cuarteto asesinó a Sharon Tate y tres amigos: Jay Sebring, Abigail Folger y Wojciech Frykowski. Además, Steve Parent, de 18 años, fue asesinado en su coche cuando pasó por el camino frente a la mansión.

10050 Cielo Drive, el hogar de los Polanski

Si por algo llaman la atención los asesinatos de la Familia Manson, fue por su brutalidad. Tate, embarazada de 8 meses y medio, fue acuchillada y ahorcada. Sebring murió de un disparo; Folger fue apuñalada 28 veces, ya estando muerta de un disparo; Frykowski recibió 71 cuchilladas, y después el plomo.

Al día siguiente, la asistenta de Tate descubrió el repelente escenario, La casa estaba llena de sangre y pintadas en las paredes. “Pig” se repitió, como en otros crímenes de la familia. La policía no encontró ninguna pista concluyente.

Voityck Frykowski, Sharon Tate, Stephen Parent, Jay Sebring, and Abigail Folger.

Más víctimas

La noche siguiente, los cuatro asesinos de Cielo Drive, acompañados por el propio Manson, además de Steve Grogan y Leslie van Houten, salieron del Rancho Spahn en una furgoneta. El líder de la familia no había quedado satisfecho con la masacre anterior y quería enseñar a sus seguidores “cómo se hacía”.

El grupo salió sin un destino fijo. Manson consideró varias víctimas, pero no se decidía por ninguna. Después de varias horas de conducir alrededor de Los Ángeles, por fin dio una dirección: 3301 Waverly Drive.

En esa mansión vivía el empresario Leno Labianca y su esposa Rosemary. Manson conocía la dirección porque un año antes él y otros miembros de la familia habían estado en una fiesta en la casa de al lado.

Leno y Rosemary Labianca

Manson fue el primero en entrar, solo. Cuando salió, le dijo a sus pupilos que las víctimas ya estaban atadas, que entraran y que hicieran su trabajo. En realidad, Manson tuvo que volver a entrar con Watson, para amordazar a la pareja con fundas de almohadas y atarlos con los cables de sus respectivas lámparas de noche.

Manson ordenó entonces a van Houten y Krenwinkel que mataran a la pareja. Esto hicieron con una bayoneta encontrada en el hogar. De paso, Watson grabó en el pecho de Leno Labianca la palabra “WAR” (guerra). Krenwinkel escribió “Heltear Skelter” (sic) en un muro.

Investigación

En un principio, y a pesar de las similitudes, el Departamento de Policía de Los Ángeles descartó que ambos crímenes, o el de Hinman, estuvieran relacionados.

Casualmente, una semana después del asesinato de Tate et al, 25 miembros de la Familia Manson fueron detenidos por robar coches. Por un error en la orden de arresto, tuvieron que liberados un par de días después. La policía no tenía ni idea de que estuvieran relacionados con los asesinatos.

En octubre, sin embargo, la policía volvió a detenerlos. Sería la última vez que varios de ellos respirarían aire libre. Estando en su celda, Susan Atkins confesó a sus compañeras que ella y la familia habían cometido los crímenes.

Juicio a la Familia Manson

Aunque Atkins habló de todos los crímenes, su testimonio contradecía la evidencia en varios aspectos. Por ello, el fiscal Vincent Bugliosi se alegró cuando Linda Kasabian, que no había participado en los crímenes, también se ofreció a contarlo todo.

Charles Watson

Durante el juicio, que fue todo un circo nacional, los criminales se hicieron notar por su frialdad, por su falta de remordimientos, y por lo poco que les importaba su propio futuro. Manson fue juzgado por separado, pues él no había físicamente matado a nadie, pero si había sido el instigador.

Manson, Watson, Atkins, Krenwinkel, van Houten y Kasabian fueron juzgados por los asesinatos. Los cuatro primeros fueron encontrados culpables, y sentenciados a muerte. Cuando la pena capital fue ilegalizada en California en 1972, sus condenas se cambiaron por cadena perpetua.

Leslie van Houten recibió siete cadenas perpetuas. Kasabian recibió inmunidad por su declaración.

 

susan_atkins_patricia_krenwinkel_y_leslie_van_houten_seguidoras_de_charles_manson_6505_640x454

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: