LA HISTORIA DEL CALLEJÓN DEL BESO

En la hermosa ciudad de Guanajuato existe un rincón donde los enamorados por tradición se deben dar un beso de amor verdadero, ese lugar se llama: “El Callejón del Beso” donde dice la leyenda que si pasas junto a tu pareja y se dan un beso en el tercer escalón, tendrán 7 años de buena suerte, pero por el contrario, si no se besan, esos 7 años se convertirán de mala suerte…

Esta superstición no solo se dice porque si, sino porque detrás de esa leyenda hay una romántica historia que nació entre dos balcones del famoso callejón, cuya distancia entre sus paredes es de tan solo 68 centímetros.

Todo comenzó con la hermosa Carmen, una joven adinerada que vivía junto a su padre y una dama de compañía llamada: Brígida, a pesar de que no tenía permiso de enamorarse de algún hombre de clase baja, Carmen conoció a un minero llamado Luis, de quien se enamoró perdidamente, y a escondidas comenzó a verlo en la iglesia. Todo era miel sobre hojuelas hasta que un infortunado día, el padre de Carmen los encontró juntos, mientras Luis sostenía la mano de la chica, después de haberle puesto agua bendita.

Desde aquel momento, el padre de Carmen profanó aquel puro amor que los jóvenes se tenían… Su primer paso fue encerrar a su hija en la casa, para después amenazarla de casarla con un viejo rico en España. Dispuesta a evitar ese cruel destino, con el apoyo de Brígida mandó a Luis una carta, en la cual le explicaba las intenciones de su padre.

Luis estaba desesperado de no poder ver a su amada, pero de pronto vio la oportunidad de estar con ella otra vez, pues frente al balcón de Carmen, había otro balcón, estaba tan cerca que con tan solo estrechar sus brazos podrían tocarse, por lo que invirtió todos sus ahorros para comprar la casa de dicho balcón, incluso a un precio mucho más alto de su valor, todo sea por la mujer que amaba.

Carmen y Luis volvieron a sonreír otra vez, pues estaban juntos como debía ser, noche tras noche, bajo la luz de la luna, los tórtolos salían a sus balcones para jurarse amor eterno mientras sellaban su promesa con un beso de amor. Sin embargo toda esa felicidad no duraría para siempre, pues una funesta noche, mientras los enamorados se besaban, el padre de Carmen irrumpió en su cuarto, después de haber aventado a Brígida, quien había tratado de detenerlo, en medio de gritos de ira, el padre enloquecido, apuñaló con una daga el pecho de su hija, quien murió aún sosteniendo la mano de Luis…

Sin nada que pudiera hacer, con el corazón destrozado, Luis se despidió de la mujer que amaba, besando su mano helada. Pasaron los días, y Luis decidió que no quería vivir una vida sin Carmen, así que una melancólica noche se suicidó, aventándose desde el brocal de la Mina de la Valenciana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: